Rodilla

Lesiones de los meniscos

Los meniscos son dos pequeñas estructuras que tenemos en cada rodilla que sirven para transmitir las fuerzas entre el fémur y la tibia, y son además estabilizadores de la rodilla. Los meniscos resisten grandes cargas de compresión, absorbiendo parte de la energía cuando saltamos.
Los meniscos se lesionan especialmente con movimientos de rotación del cuerpo cuando el pie está fijo en el suelo.
A diferencia del joven, en el paciente de más de cincuenta años las lesiones de menisco pueden ser degenerativas, y ocasionarse  con traumatismos  mínimos, que el paciente muchas veces no logra recordar.
Cuando la lesión acaba de suceder, la persona siente un dolor agudo en la rodilla, que posteriormente se va inflamando. El examen físico es lo más importante, la resonancia magnética nuclear sirve para corroborar el diagnóstico.

Tratamientos

¿En que consiste la cirugía de meniscos?

En la actualidad el tratamiento de estas lesiones es artroscópico, en la mayoría de los casos, y dependiendo del tipo de lesión que se presente se realizan regularizaciones, meniscectomías selectivas y en casos excepcionales la meniscectomia subtotal. En gente joven y deportista puden estar indicado la sutura meniscal.

La artroscopia de rodilla es un método mínimamente invasivo con el que podemos  diagnosticar y tratar problemas articulares.

Habitualmente requiere 24 horas de hospitalización aunque puede incluso realizarse de manera ambulatoria. Es importante la rehabilitación después de la artroscopia.