Pie

Pie cavo

El pie cavo se caracteriza por que el pie tiene un puente excesivo. Es una deformidad que se presenta con frecuencia en pacientes con enfermedades neurológicas como la poliomielitis o la enfermedad de Charcot. En estos pacientes requieren cirugía para conseguir un pie indoloro, estable y con una forma y apoyo correctos.

Pie plano del adulto

Los pies planos de los adultos pueden ser muy dolorosos y ocasionar una severa limitación para la marcha. Siempre se intenta mejorar al paciente conplantillas ortopédicas, pero a menudo es necesario recurrir a la cirugía para solucionar el problema. Existen diversos tipos de operación para los pies planos. Habitualmente, se ha de actuar sobre los huesos (implantando prótesis o tornillos) y también sobre tendones y ligamentos. Se debe elegir la mejor opción para el paciente en función de la edad, la flexibilidad del pie, el grado de deformidad, etc.

Pie plano infantil

La mayoría de los niños tiene los pies planos a los 3 años de edad y se van corrigiendo de forma espontánea hasta los 9-10 años. Cuando el pie plano persiste, pero no causa ningún problema, no es necesario tratamiento alguno.

En algunas ocasiones, los niños con pies planos se quejan de dolor, cansancio, calambres, dificultad para el deporte, etc. En estos casos se colocan plantillas ortopédicas a medida para aliviar los síntomas y, si esto no es suficiente, está indicada la corrección quirúrgica del pie. Hoy en día, dicha corrección quirúrgica es relativamente sencilla y no supone una gran alteración de la vida cotidiana del niño (familia, colegio, etc.). 

Dedos en martillo / garra

Las deformidades de los dedos en martillo o en garra pueden causar mucho dolor al caminar por el roce con el zapato. La cirugía permite corregir estas deformidades para que el paciente pueda utilizar calzado standard. Con frecuencia es necesario realizar intervenciones en varios dedos al mismo tiempo para conseguir la corrección completa de la deformidad.

spacer_2-2000.gif

Quintus varus (“juanete de sastre”)

El quintus varus o “juanete de sastre” es una deformidad similar al juanete, pero en el lado externo del pie. Ocasiona problemas por el roce con el zapato. Puede llegar a ser muy molesto y requerir cirugía para su corrección.

Hallux valgus (juanete).

El “juanete” es la deformidad más frecuente del pie. Afecta más a las mujeres y puede ser causa de dolor y problemas para utilizar un calzado normal. Cuando el hallux valgus supone una limitación importante para el paciente, la solución es la corrección quirúrgica. Existen diversas operaciones para corregir los juanetes. Debe elegirse la técnica más apropiada para cada paciente en función de la edad, el grado de deformidad, las radiografías, etc. A menudo es necesario realizar cortes en los huesos y fijarlos con tornillos o grapas metálicas.

spacer_30.gif

Traumatismos del pie

El pie es una de las partes del cuerpo que sufre más traumatismos, tanto deportivos como laborales o de tráfico. Los traumatismos pueden afectar a los huesos (fracturas, luxaciones) y también a los tendones, ligamentos, arterias, nervios, etc. En algunas ocasiones, las lesiones pueden ser tratadas mediante vendajes, reposo y fisioterapia. En otros casos, el traumatismo ocasiona lesiones más graves que requieren reparación quirúrgica. Determinadas fracturas necesitan la colocación de tornillos o placas para devolver a los huesos su forma original.

Figura 027 y 028 (fractura calcáneo Dalmau)

Secuelas de los traumatismos del pie

En ocasiones, los traumatismos en el pie dejan secuelas: dolor, deformidad, alteración de la marcha. En estos casos es necesario practicar intervenciones quirúrgicas que a menudo consisten en realizar cortes en los huesos para cambiar su forma o fijar entre sí algunos de los huesos del pie.

Pie reumático

Las enfermedades reumáticas pueden afectar a todas las articulaciones del cuerpo, y el pie es una de las localizaciones más implicadas. Los recientes avances en los tratamientos farmacológicos han mejorado mucho el pronóstico y la calidad de vida de estos pacientes. Sin embargo, en ocasiones es necesario recurrir a la cirugía para tratar los efectos que las enfermedades reumáticas producen en los pies.  Debe estudiarse capa paciente de forma individual para elegir el mejor tratamiento para cada uno.

Metatarsalgia

Tratamiento ortopédico y quirúrgico

Se llama metatarsalgia al dolor en la planta del pie, justo antes del comienzo de los dedos. Habitualmente se asocia a la aparición de callosidades en la piel de la planta. Es un problema muy frecuente que empeora al utilizar zapatos de tacón alto y puntera estrecha. En muchas ocasiones, es posible solucionar el problema mediante el empleo de unas plantillas fabricadas a medida con un molde del pie del paciente. Cuando el dolor persiste a pesar de las plantillas, es necesaria una intervención quirúrgica para cambiar la forma de los huesos metatarsianos y así aliviar el dolor y eliminar las callosidades.